Teléfonos: +34 669 48 43 31 info@institutoholistico.es

CATEGORÍAS

CATEGORÍAS

CATEGORÍAS

¿Sabes realmente por qué es malo consumir lácteos?

Dic 18, 2021 | Nutrición Natural y Holística

Pensar en venenos blancos sugiere el título de una novela policiaca de principios del siglo pasado como: El misterioso caso de los cinco venenos blancos. O, si lo asociamos a productos envasados, quizás podríamos deducir que se trata de algún tóxico que se puede adquirir a mejor precio, porque se distribuye con el nombre de la marca de algún supermercado y no de su fabricante.

En realidad, nos estamos refiriendo a cinco sustancias de color blanco que forman parte de nuestras despensas y son ingredientes “indispensables” en las recetas de cocina de muchas familias: azúcar refinado, sal, lácteos, harina y arroz.

Cada uno de ellos carga con sus despropósitos particulares, que habrá que ir descubriendo, pero está claro que tienen algo en común: están desequilibrados desde el punto de vista nutricional y perjudican el saludable funcionamiento del organismo humano.

Su consumo continuado tiene como consecuencia el deterioro de nuestra energía vital, originando desórdenes orgánicos y afectando a nuestra estabilidad mental y emocional.

Empecemos por el perjuicio de tomar leche y sus derivados. 

leche vegetal vs leche de vaca

¿Qué es lo malo de tomar leche?

La primera sustancia que procesa nuestro sistema digestivo es la leche materna, un alimento apropiado para nuestra estructura biológica: esta es la única leche adecuada para el bebé humano.

Como a todos los mamíferos, cuando nos llega el tiempo del destete y hay que basar la nutrición en otro tipo de alimentos, el cuerpo deja de producir de manera natural las enzimas necesarias para digerir la leche. 

Genéticamente estamos predispuestos a perder la tolerancia a los lácteos en la infancia y, sin embargo, ignoramos esta regla universal convencidos de que debemos tomar leche, comúnmente de vaca, todos los días de nuestra vida.

Pero es que, además, la composición de la leche de vaca es la propia de su especie, está adaptada a las necesidades nutricionales de los terneros, que tienen cuatro estómagos, doblan su peso de nacimiento en poco más de mes y medio (los bebés humanos tardan unos 6 meses en alcanzar esa proporción) y al cumplir un año ya pesan 150 kilos. 

curso online de nutricion

Curso Online de Nutrición

Experto en Nutrición Natural y Holística

Transforma tu vida y tus hábitos dominando la nutrición natural y holística.

es mala la leche de vaca

¡Además de la lactosa!

¿Quién no conoce a alguien con intolerancia a la lactosa?

¿Qué es la lactosa y por qué es malo tomarla?

Existen otros elementos que son parte de la leche como sus proteínas, minerales y hormonas de crecimiento, que son incompatibles con nuestra naturaleza. Esto sin mencionar los problemas que se derivan de los sistemas de producción de las industrias lácteas, que van desde la pasteurización que destruye los nutrientes por efecto del calor, hasta el uso de pesticidas en los pastos, o las hormonas y antibióticos que se les administran a las vacas y que se acumulan en su estructura orgánica pasando a esa leche que luego consumimos.

Los lácteos son tóxicos, producen daños que quizás no se manifiesten de inmediato, pero su ingestión provocará la respuesta del sistema inmune originando cuadros como la fatiga crónica, el asma, la celiaquía y también cálculos renales o cálculos biliares, desmineralización ósea, diabetes mellitus y algunas enfermedades autoinmunes.

La parte positiva de todo esto es que los lácteos son innecesarios, sus “aparentes” aportes nutricionales podemos encontrarlos en una dieta rica en frutas, verduras, brotes, frutos secos, semillas…

Prácticamente todos los expertos en salud están de acuerdo en que los productos lácteos son perjudiciales y deberían eliminarse completamente de la dieta, su consumo es una cuestión de costumbre, de inercia, que podemos desactivar.

¿Y si nos atrevemos a dejar de hacer lo de siempre?

Cuando nos damos cuenta de que nos gustaría que nuestra vida fuese diferente y apostamos por recuperar nuestra energía, ¡y disfrutar!, es momento de hacerse preguntas, tomar decisiones, ponerse manos a la obra y realizar ese cambio.

¿Necesitas ayuda? ¡Escríbenos!